Search News Posts

Validating credentials, please wait...
APLICACIONES FOTOGRÁFICAS ANTIGUAS

La fotografía de nuestros abuelos

Toda la información presentada en este documento es a titulo informativo y  puede encontrarse en www.galeon.com .
Siempre es interesante conocer cómo hace más de cuarenta años, los aficionados y los profesionales producían su propio material fotográfico.
La mayoría de los productos puedes encontrarlos en QUIMICS DALMAU S.L

 

Revelado del papel al clorobromuro de plata. Era el preferido por los aficionados, porque sin necesidad de laboratorio, con luz roja podían imprimir rápidamente sus negativos.Las normas generales del tratamiento de estos papeles eran las siguientes: el desarrollo era a base de hidroquinona y metol y otros productos, que eran los que más abundaban; sólo daban bellos tonos negros con el matiz agradable del coloidina mate, virado con el doble viraje.La exposición de estos papeles era la siguiente: luz del día, a dos metros del balcón, de uno a cuatro segundos; luz eléctrica, lámpara de 16 bujías, cuarenta centímetros de distancia, de cinco a quince segundos. Se obtenían muy buenos tonos negros si la exposición era la precisa y luego se daba un revelado que había de durar de sesenta a setenta segundos con baño a quince grados. La fórmula del baño era la siguiente:Solución saturada de carbonato de sosa anhidro (sosa Solway):

Agua 1 litro
Sulfito de sosa cristalizado 100 gramos
Hidroquinona 12 gramos
Metol 4 gramos

Para utilizar el baño se mezclaba la solución Solway y de la otra solución de sulfito, hidroquinona y metol, volúmenes iguales; esta mezcla debía hacerse en el momento de utilizarla; había de trabajarse a luz roja.

Las pruebas, una vez sacadas de este baño, se introducían en el de fijador, que podía ser con arreglo a esta fórmula:

Agua 1 litro
Hiposulfito 150 gramos
Acido bórico 130 gramos

Era aconsejable el empleo de un baño ácido endurecedor entre el de desarrollo y el de fijado. He aquí la fórmula:

Agua 1 litro
Alumbre 100 gramos
Acido acético 10 c.c.

Desarrollada la prueba, sin lavar, se metía en este baño, en el que permanecería dos o tres minutos; se sacaba, se lavaba bien y se pasaba al hiposulfito, que en este caso podía ser una solución al 5 por 100. El fijado se verificaba en 10 minutos, y después de esto se lavaban las pruebas una hora en agua corriente.

 

Revelado del papel Caltón. Este papel era de los llamados de desarrollo, y según cómo se le trabajara se obtenían pruebas negras o pardas. Este papel estaba indicado, especialmente, para el trabajo de fotógrafos profesionales.Estaba fabricado a base de una emulsión especial y debía utilizarse en el laboratorio usando luz amarilla; bastaban cuatro o seis segundos de exposición, con luz artificial, para obtener el negro puro; para que diera tonos calientes la exposición había de ser mayor; el revelador más usado para la obtención de tonos negros puros era el siguiente:

Metol 2,5 gramos
Hidroquinona 5 gramos
Sulfito sódico anhidro 50 gramos
Carbonato sódico anhidro 30 gramos
Bromuro potásico 1 gramo
Agua 1 litro

Para el uso se tomaba una parte del revelador y una parte de agua. El revelado duraría un minuto. Para la obtención de tonos muy calientes debía usarse el siguiente revelador:

Agua 1 litro
Sulfito sódico cristalizado 65 gramos
Hidroquinona 12,5 gramos
Carbonato sódico anhidro 45 gramos
Bromuro potásico 5 gramos

Se daría al papel una exposición cinco veces mayor que la necesaria para la obtención de un tono negro con el baño hidroquinonametol ya dicho. El revelado duraría tres minutos y después se lavarían las pruebas, que se fijarían en el siguiente baño:

Hiposulfito sódico 300 gramos
Acido bórico 40 gramos
Agua 1 litro

En este baño se dejaban las pruebas hasta eliminar completamente el bromuro de plata no impresionado. Después se lavaban y se ponían a secar en sitio ventilado.

Los papeles al cloro bromuro, y especialmente algunos de ellos, podían dar tonos diversos de los negros, si bien de matiz generalmente más agradable que los que daba el papel al bromuro. Pero para satisfacer las caprichosas exigencias, sobre todo del aficionado, se trataba de preparar papeles que simplemente pudieran dar tonos muy diversos del rojo pardo al verde oscuro.

Este papel, en el que la materia sensible estaba constituida esencialmente por cloruro de plata, no halló gran aceptación por no ser fácil obtener el tono deseado.

Sin embargo, los papeles Dekko y Pan encontraron aun partidarios; principalmente quienes tenían cierta práctica en su uso hallaban en estos papeles un medio cómodo de cambiar a placer el tono de la imagen